Que son los puntos gatillo

Seguramente alguna vez habrás sentido un gran dolor en tu espalda u otra parte de tu cuerpo, te ha impedido un poco el movimiento y tus amigos te han dicho que seguramente tendrás una contractura muscular, pues sigue leyendo si esto te ha pasado o te pasa con frecuencia.

8 Mejores Aceites para Masajes

¿ Qué son los puntos gatillo ?

Los puntos gatillos o nudos son pequeñas bandas en los músculos en donde las microfibras se encuentran contraídas, por lo general se sienten como una pequeña bola o pelotita, por lo general son llamados nudos.

Estos puntos causan algo de molestia, algunos son dolorosos al tacto y otros impiden el movimiento.

Existen dos tipos de puntos gatillos o nudos:

Latentes: Son aquellos que podemos tocar, podría causar un poco de dolor en la zona al tocarse directamente pero no restringe a la persona de movimientos musculares.

Activos: Son aquellos que son dolorosos, por lo general el dolor se transmite a otras áreas musculares con lo que es muy difícil detectarlos y restringen mucho los movimientos del paciente.

¿ Cómo prevenir los nudos en la espalda ?

Para prevenir los nudos, contracturas o puntos gatillos debemos realizar movimientos de estiramiento específicos para los músculos afectados, esto evitará que las micro fibras vuelvan a contraerse.

Debemos cambiar frecuentemente la postura al realizar actividades cotidianas, y tener mucho cuidado cuando se levantan objetos pesados o se realizan movimientos a los que no estamos acostumbrados.

¿ Qué es la presión isquémica ?

La presión isquémica es uno de los múltiples para este tipo de afección muscular, esta técnica es muy sencilla, te la explicare mas abajo paso a paso, pero antes dejame decirte que de aplicarse correctamente esta técnica y combinarla con las medidas preventivas correctas podrás librarte de esos molestos nudos.

Pasos para llevar a cabo la técnica de la presión isquémica:

  1. Localiza el nudo mediante la palpación.
  2. Pregunta a tu paciente si siente dolor al presionar sobre esa area.
  3. Explica a tu paciente que realizarás presión en el área y debe avisarte una vez que sienta dolor.
  4. Aplica presión hasta que tu paciente te indique que siente dolor, en este punto debes retirar levemente la presión.
  5. Una vez que presionando el punto tu paciente indica que el dolor ha disminuido y prácticamente no siente nada, procede al siguiente paso.
  6. Mantén firmemente la presión en el punto, mínimo por 20 segundos, al cabo de este tiempo comienza a presionar más repitiendo los pasos 4 al 6.
  7. Realiza esto durante unos 5 a 10 minutos.
  8. Lleva a cabo un masaje superficial sobre la zona para promover el flujo sanguíneo.

¿ Es la presión isquémica el tratamiento correcto para los nudos ?

Algunas personas dicen que sí, recuerda que antes de aplicar esta técnica debes consultar con tu médico o fisioterapeuta. Básicamente lo que lograras es reducir o eliminar el flujo sanguíneo a la zona afectada, una vez que el flujo sanguíneo se restablece entonces ayudará a eliminar sustancias y aportar nuevos nutrientes en la sangre para el músculo con lo que las fibras tenderán a relajarse.